Entradas populares

domingo, 29 de diciembre de 2013

DESDE MI CALLE



CABALGATA DE REYES


Llegan las Navidades. Aparecen en las casas los Portales de Belén, los Arboles de Navidad. Dentro de unos días será el 6 de Enero, Día de los Reyes Magos. En todos los pueblos y ciudades habrá las clásicas Cabalgatas de Reyes. Los niños en las aceras con los ojos abiertos de asombro, los más pequeños, y de esperanza de recibir los regalos pedidos, los más mayorcitos. Los Pajes que acompañan a los Reyes arrojando caramelos al paso de la comitiva. Las televisiones, publicas y privadas, transmitiendo las cabalgatas de las ciudades más importantes. En los pueblos, las fotos de los mayores para una vez reveladas enseñarlas a sus hijos. Alegría y Felicidad, en resúmen.

De esa alegría, y, mucho menos, de esa Felicidad son muchos padres y muchísimos niños los que carecen de ellas. Ni siquiera conocen el sabor de esos caramelos. Se conformarían con un pedazo de pan y algo caliente que llevarse al estómago. Es posible que sí vean en la televisión de algún vecino esa Cabalgata. Es fácil que pregunten qué significa. Habrá alguien que les diga que hace 2013 años nació en un Portal de una aldea llamada Belén, un niño. Que la mujer dió a luz ése niño sóla, únicamente acompañada por su marido. Que a ese niño le pusieron por nombre Jesús, y que su madre se llamaba María y el padre José. También que el padre no era un terrateniente sino un trabajador, carpintero de oficio. Recordarán que también ellos conocen a niños que se llaman Jesús, a mujeres que se llaman María y a hombres que se llaman José. También es fácil que conozcan a carpinteros.

Les sorprenderá que después de tantísimos años la gente recuerde y festeje ese nacimiento. Preguntarán, quizás, quienes eran esos Reyes montados en camellos que vienen a visitar a la familia del Portal de Belén. Ellos no conocen a gente importante, gobernantes, reyes, amos de la tierra donde malviven, que vengan a visitarles, y menos que sus sirvientes les entreguen dulces, comida. Preguntan a sus padres si les festejan el haber nacido ellos. Les dicen que no. Que ellos son pobres, los últimos en importancia en aquella tierra. A los pobres niños les inunda la tristeza. Lloran no de dolor, ni, en ese momento, de hambre, sino de PENA, y pensarán en la INJUSTICIA que supone su condición de siervos, de pobres, de parias, sin ninguna esperanza de futuro.

Por eso, cuando en nuestras casas miremos los belenes montados, los árboles de navidad con sus adornos, cuando presenciemos la Cabalgata de Reyes, debemos acordarnos de esos niños y de sus padres, de los muchos Jesuses, Marías y Josés sin nada que comer ,sin pajes que les lancen caramelos.

DESDE MI CALLE que es la caslle de todos.


sábado, 28 de diciembre de 2013

DESDE MI CALLE


INOCENTES

En estas fechas de Navidad parece que todos nos volvemos más sensibles a la humanidad, a todo lo que el resto del año parece que está dormido o dormitando. Bueno, siempre es bueno que reflexionemos sobre  lo que estamos viviendo, aunque sea Navidad.

Hoy es el día de los inocentes, de los que murieron entonces, y de los que mueren hoy. De los inocentes que no pueden defenderse en la vida, de los que no tienen voz, de los que no han sido registrados en ningún sitio y por tanto no existen en los documentos oficiales, pero que si tienen vida propia como la tuya y la mía.

Hoy también es el día también de los que tenemos a nuestro lado, de nuestros niños, los que serán mañana los hombres y mujeres que vivan entre nosotros, a los que les enseñemos a soñar con mundos de colores y espumas, de algodón y ternura. De los que tienen un corazón limpio y no han olvidado la sencillez y las ganas de seguir descubriendo la bondad en el corazón de las personas.

Felicidades si hoy sigues sintiendo por dentro la inocencia que te hace asomar a la vida con una mirada limpia. Felicidades si todavía sigues apostando por el amor, a pesar de todo lo que te hayas encontrado de negativo en tu camino. Felicidades si te has despertado y has mirado al sol y a la tierra y te han parecido hermosos. Felicidades si quieres sentir la brisa en tu cara y no te importa lo que tus vecinos lo critiquen... porque la inocencia sigue siendo tu fiesta.

HAGAMOS DE ESTE MUNDO UNA CASA DONDE TODO HUELA MAS A INOCENCIA, A PAN Y JUSTICIA.

DESDE MI CALLE, que es la calle de todos.

miércoles, 25 de diciembre de 2013

DESDE MI CALLE


CREER

¿Por qué habrá gente que no cree? ¿Por que habrá personas que antes de preguntarse qué han de hacer, se cuestionan por qué los otros hacen lo que hacen?. Todo va unido. El egoismo cierra la  puerta al creer.

Quienes no tienen autoridad preguntan a los que la tienen "¿Con qué autoridad hacen lo que hacen? ¿Quién les ha dado autoridad para ello?".
Ellos, los que la tienen responden: "La que nos han dado Vds."

¿Cual es el motivo de que esté cuestionada esa autoridad? Ciertamente el motivo es muy serio. Han tomado posesión de todos los resortes del poder, y en vez de utilizarlos, haciendo uso de esa autoridad concedida, en procurar dar una vida digna a los que se lo han dado, respetando todos los derechos innatos en las personas, atentan contra ellos. Eliminan de un plumazo, ellos lo llaman Leyes, esos "derechos". Piden a la ciudadanía hagan " buen uso de sus obligaciones".

Esos "derechos" de una vivienda digna, de una educación digna, de una sanidad digna y universal, de un respeto a sus pensamientos y creencias...etc... no es que no les importe, es que NO CREEN EN ELLOS. En cambio consideran que su manera de actuar, de legislar, es en lo que, los que no tienen autoridad,  DEBEN DE CREER.

Por ello, en estos días de celebración familiar en estas Fiestas Navideñas, es necesario que tanto los que no tienen autoridad como los que la tienen, CREAN en las personas, y no nos decepcionemos unos a otros. Pensemos, y deseemos, que en todas las partes hay GENTE BUENA.

DESDE MI CALLE, que debería ser LA CALLE DE TODOS.


domingo, 22 de diciembre de 2013

DESDE MI CALLE

                                                           
CONFIAR

El mecanismo más diabólico es aquel que nos arrebata la capacidad de creer, de confiar, de fiarnos. En cambio el mecanismo que debería ser el óptimo es aquel que nos convierte en personas confiadas, abiertas a la novedad, entusiastas con la utopía.
¿Podemos ser personas confiadas? La respuesta es dudosa. ¿Podemos ser entusiastas con la utopia? La respuesta es que la utopía está cada día más alejada.
Son cada día mayor el número de arbitrariedades que las tiranías de todo tipo nos embargan, nos aplastan. ¿Quienes son los causantes de esas tiranías? Unos autodenominados dirigentes mesiánicos. ¿Cual es la sensación que causa a la mayoría de la poblaciòn ésos mal llamados dirigentes? La sensación es de asco. ¿Sabemos qué nos dice el diccionario de la palabra asco? ASCO: Impresión de repulsión física o moral causada por alguna cosa. Es decir: Ganas de vomitar.
¿Hay alguna otra palabra que defina mejor lo que la ciudadanía siente por los políticos que dirigen el rumbo de este país?. Es casi imposible encontrarla. Nos vamos enterando sucesivamente, incluso hay noticias que se superponen en el mismo momento, de estafas, malversaciones a hacienda, imputaciones escandalosas, subidas en el precio de elementos básicos en nuestra vida cotidiana. Y así día a día, semana a semana, mes a mes, sin que esa marea de frustaciones en la sociedad sea calmada.
¿Y qué podemos decir del lenguaje que usan todos los políticos, es decir esos dirigentes mesiánicos? Pues que es soez. ¿Sabemos qué nos dice el diccionario de la palabra soez? SOEZ: Bajo, Grosero, Indigno, Vil. Es decir: Vomitivo.
Esos dirigentes mesiánicos, los políticos, que parecen sentir únicamente desdén por la ciudadanía, a la que quieren hacer comulgar con ruedas de molino, y tratan de convencerla de que viven en un país que es un Edén, y que todo lo que hacen es por su bien, deberían escucharla cuando voz en grito les dicen . !NO NOS MERECEIS LA MAS MINIMA CONFIANZA!

DESDE MI CALLE, que es la calle de todos.
 

miércoles, 18 de diciembre de 2013

DESDE MI CALLE




DINERO


Una de las definiciones de la palabra "Dinero" en el diccionario es Un medio de cambio, la representación y equivalencia de la riqueza y título representativo de la propiedad.
 Del mismo modo, y dado que es una palabra que está en boca de la gente, del "dinero" hay muchas frases sobre el mismo: El dinero no da la felicidad pero ayuda a obtenerla, o a un perro con dinero se le llama señor perro, o el dinero es el sexto sentido que nos permite apreciar los otros cinco, o .... muchos más.
Generalmente es la gente con poco "dinero" la que más habla de él. No es difícil comprender el porqué, y mucho más hoy en esta sociedad tan desigual en que ese "dinero" está tan mal repartido. Unos, los menos, con tanto, y otros, los más, con tan poco.
Tanto en los medios de comunicación, en la prensa, en las redes sociales, diariamente se nos torpedea con noticias de individuos, sociedades mercantiles, políticos, y ciudadanos que debían dar una imagen de confianza y credibilidad, hacer un uso indebido de la misma. Es decir, en vez de dedicarse a paliar los efectos dañinos de la crisis en la gente más desfavorecida, se aprovechan de ella en su propio beneficio.
Al mismo tiempo Cáritas, la Cruz Roja, el Banco de Alimentos y otras organizaciones benéficas nos advierten del empobrecemiento actual de muchos sectores de la población. ¿Cúal es la causa de que hayan llegado a ese extremo? Es claro, la falta de "dinero". ¿Y a qué es debida esa falta? Son muchas las causa, el paro, las políticas económicas de países de nuestro entorno que premian más la austeridad en sus inversiones que el dedicar el "dinero" necesario para crear riqueza, el miedo de las familias que hace que se reitagran en el consumo, etc... Los expertos en economía seguro que ampliarían el rosario de los motivos por los que se ha llegado a ello.
En nuestro país, los dirigentes se preocupan más de esa macroeconomia, necesaria no cabe duda, que la economía del día a día de los ciudadanos, imprescindible para el sustento diario de las familias. Eso hace que esas desigualdades en la sociedad se vayan incrementando paulatinamente con el paso del tiempo.
En estos días en que se celebran las fiestas de La Navidad, en las que las familias se reunen, se aprecia más la solidariedad para los más necesitados. Incluso dentro de cada una de ellas, y lamentablemente, esa solidariedad comienza por los abuelos en vez de por los hijos o por los nietos. En vez de ser unas fiestas que sean como un pequeño homenaje a los mayores, son éstos los protagonistas, los que hacen que esa mesa en la que toda la familia se reuna, se vea con comida, una comida que en muchos hogares, no puede ser comprada por sus hijos y nietos, por que carecen del "dinero" para adquirirla.
Si bien antes, las organizaciones benéficas tenían como lema para las Navidades el: siente un pobre a su mesa (¿quien no recuerda la película Placido?), hoy día parece que el lema deberia ser: sentemonos en casa de nuestros abuelos.


DESDE MI CALLE, que en estas Fiestas de Navidad, es más que nunca la calle de todos.

martes, 10 de diciembre de 2013

DESDE MI CALLE



MAS CONSUELO Y MENOS CONDENAS

¿A qué se deberian dedicar los gobernantes? A gobernar. ¿En qué deberían emplear su tiempo? Básicamente en tres cosas: Intentar conseguir constantemente una vida mejor para sus gobernados, perdonar a todas horas si les cuesta conseguirlo y consolar mientras se esfuerzan en hacerlo. Es decir, hablar, perdonar y consolar.

Los que están llenos de responsabilidad, ni maldicen, ni reniegan ni condenan. Lo que les sale es lo contrario: "consolad/consuelen". Es lo que deberían hacer con más frecuencia, consolar, llevar más amor, dar buenas noticias. Porque en este mundo de hoy, nuestras realidades, necesitan más palabras de consuelo y menos palabras de condena. Hay que amar nuestra realidad y nuestro mundo, también con sus negatividades (y las nuestras personales) que tenemos que aceptar. Pero hemos de recordar cada vez que nos levantamos por la mañana que no sólo el amor es capaz de transformarlo todo. Necesitamos más consuelo y menos condenas.

Deben comprender que no les comprendamos. Deben aceptar que no les reconozcamos. Mirar a esta realidad nos ayuda a aceptar esos momentos en que no somos reconocidos ni comprendidos. Los que no son reconocidos son aquellas personas que sufren en propia carne los castigos del hambre, de la violencia en todas sus formas, de la injusticia en todas sus extorsiones. Que la defensa de los derechos de los no comprendidos sea un estímulo para seguir trabajando en la realidad de esos mínimos derechos, especialmente en toda esa población que todavía no disfruta de ellos, de los excluidos del sistema

DESDE MI CALLE, que es la calle de todos.

lunes, 9 de diciembre de 2013

DESDE MI CALLE

¿DONDE ESTAN LOS PROFETAS?




Los Profetas alimentan la ESPERANZA, especialmente en los momentos de postración, sufrimiento y derrota, en aquellos momentos en que es más fácil caer en la desesperacion. Los oráculos proféticos, que denuncian la injusticia y la desesperacion de un pueblo, como causa de sus propios males, no se limitan a señalar la actual situación de derrota y humillacion como justa consecuencia del mal comportamiento, sino que reafirman la voluntad y el acierto de los que rigen los destinos, y profetizan que allí donde reina la destrucción y la pobreza, puede resurgir la vida, y allí del tronco seco, y en apariencia muerto, puede brotar uno nuevo. Por eso manifiestan el perdon y la rehabilitacion del pueblo.

Los profetas son capaces de capaces de soñar cuadros que nos pueden parecer utopías idílicas, más propias de soñadores ilusos que de personas realistas. Sin embargo lo que describen los profetas, no son sueños fatuos, sino aquello a lo que se aspira en el fondo del corazon humano, que ellos saben leer como nadie, y que ven como el cumplimiento de las promesas recibidas; como el fruto de una fidelidad que supera con creces las infedilidades de aquellos  que tanto prometen y no cumplen. Pero esto no quiere decir que se trate de un cumplimiento mágico, en el que todo se convertirá de repente en color de rosa sin cooperacion alguna de parte de las personas. Se trata de un brote, de un renuevo, es decir del comienzo de un proceso.

Los profetas son los hombres capaces de ver en el desierto la posibilidad de un oasis, de un jardin. Nos preparan en medio de las contradicciones que nos rodean y que nos afectan personalmente: el mal existe en el mundo, en nosotros mismos, y por eso la realización de las promesas, se da en tensión, de forma agónica. Pero precisamente porque no es una promesa, sino una realidad ya operante, podemos percibir, en el espíritu del profetismo más genuino, la esperanza de que esas profecías se cumplan. Conseguir que nosotros mismos podamos convertirnos en signos de esperanza para otros, para los desposeidos de esperanza. Hagamos fructificar y hacer realidad el sueño de los profetas de bien, que posibilite un mundo de paz y armonía, superando los prejuicios y las barreras que se alzan de tantas formas entre los hombres.

¿Que dónde están los Profetas? En nosotros mismos. Seamos pues los profetas que anuncien un Universo en que no haya distincion de razas, religion o clase social.

DESDE MI CALLE, que es la calle de todos.















         

jueves, 5 de diciembre de 2013

DESDE MI CALLE


VIRUS

Ayer al abrir mi ordenador, lo hago normalmente por las mañanas temprano, me aparecio toda la pantalla con una pagina que no se cómo describirla, si tenebrosa, horrible, o ... por lo menos muy inquietante.
Fue tal mi sorpresa, y si debo ser sincero, algo asustado por el contenido del "mensaje", que me senté en el sofa, encendi la television, y me puse a reflexionar sobre el mismo. 
Decidi llamar al operador de internet con el que estoy contratado. Me salió, después de las clásicas, si quiere.. marque.... un empleado de la sección de averias. Al explicarle el motivo de mi llamada, cúal fué mi sorpresa al escuchar su respuesta :"Otro más". Al pedir explicaciones por la misma, me comentó que en el último mes eran varias las llamadas diarias sobre el mismo tema. La solucion que medió fué el ir a una tienda de informática y si deseaba me indicaba algunas en mi zona. Vale, le dije.
Decidí formatear yo mismo el disco duro,pues tengo los elementos para hacerlo. En fin, lo he hecho y ando reconstruyendo mis carpetas.

Posteriormente he pensado en toda esa gente que, como yo, ha sido infectada. ¿Será que están entrando en nuestras casa esas agencias de nombre inquietante como NSA, CIA, CNI, MI...? ¿Seré yo tan importante como Merkel, Rajoy, Zapatero, Holland y ...?
Pienso que no lo soy, pero ¿y si se han confundido y me toman por otro? ¿Por un terrorista vinculado a alguna organización de ésas? ¿Por un narcotraficante que blanquea dinero? ¿Sere yo alguno a los que Bielsa ha recomendado a Aznar para el trafico de armas?.

Hoy en día hay que estar atentos a estos virus. Nuestras vidas están controladas. ¿Es por eso que han propuesto esa nueva Ley de Seguridad ¿...? Ciudadana ¿...? ..... Pues, quizás.

En resumidas cuentas, me prometo no ver noticia alguna por la TV de turno. Me voy a volver adicto a alguno de esos programas como "Salvame", "Master Chef", etc... Voy a seguir series como "Isabel" "Dos hombres y medio","Aida", y otras del mismo estilo. Me engancharé a ver partidos de fútbol (los que dan en abierto, no a los de pago), al tenis, al baloncesto...a los deportes en general.
¿Aguantaré mucho?  Lo dudo. Nos han hecho adictos a Noticias, programas de debate, a comentar en las redes sociales, a leer la prensa digital.

Este es el más peligroso de los virus. El que nos contamina la mente. El otro, se formatea y se soluciona. El disco duro que nos intruducen infectado en nuestra mente, ese tiene muy mala solución.

DESDE MI CALLE, que es la calle de todos.    

lunes, 2 de diciembre de 2013

DESDE MI CALLE

 !CERRANDO BARES!

Como dicen las estrofas de esta canción de Café Quijano:

"Eras el típico muchacho formal/el hijo perfecto al que gusta estudiar/y no solo eso, encima tenías/a todas las niñas con su tontería/detrás de tus huesos pidiendote besos".
"Y siendo tan listo quien te ve y quien te ha visto/sin arte ni oficio matándote a vicios".
"Cerrando bares qué más te da/pagando amores no dás para más/y ahora tienes los huesos con alcohol y sin besos/para pocos excesos".

Como el muchacho formal de la canción, hijo perfecto de unos padres ricos, sabía que los estudios no le causarían problemas, y que  si había algo que se le atragantase, allí estaban esos padres con su influencia, que a base de usar ésta, conseguían que pasase curso a curso, y si tenía alguna dificultad en llegar a la nota media, recurriría a la clase de religión y de este modo podría alcanzar esa nota media que se le atragantaba. Para él, no era dificultad la masificación en las aulas, como en la enseñanza pública. En su escuela, instituto, universidad, privadas naturalmente, no existía ése problema. Tampoco era el recorte en las becas Erasmus. No las necesitaba. Sus ricos padres se encargaban de solucionarlo. Los Erasmus, eran para los hijos de los "no pudientes".

Como el muchacho formal de la canción, hijo perfecto de unos padres ricos, tampoco le obsesionaba el porvenir. Sabía que ellos, sus padres, se encargarían de que no conociese esa larga cola que todos los días veía en la Oficina de Empleo (mejor dicho del Paro) que se encontraba en su calle. Miraba disciplente, falto de interés, a esas personas, jóvenes y no tan jóvenes, que concurrían a esa Oficina. Las veía al entrar conversando entre ellos, y las veía al salir, con una mirada fija, desilusionada, cabizbajas, solitarias, sin ganas de hablar. El, pensaba, nunca llegaría a sentir éso.

Como el muchacho formal de la canción, hijo perfecto de unos padres ricos, no conocía los problemas que era ir al consultorio médico de la esquina, o al hospital público que le correspondía por el lugar de su domicilio. Sabía que si se le presentaba algún problema de salud, o que requiriese de atención médica, sus ricos padres le llevarían a una clínica privada donde inmediatamente, siendo hijo de quienes era, le atenderían con todo tipo de atenciones. Sabía que no tendría que estar en esas listas de espera de meses, tan normales en la sanida pública. Esa lista que, llegado el día de la cita, igual su enfermedad ya no tendría cura. Tampoco tendría que molestarse por el precio de los medicamentos, ni de los co-pagos o re-pagos con que habían sido "castigados" los mismos. Sus ricos padres se encargarían de ellos.

Como el muchacho formal de la canción, hijo perfecto de unos padres ricos, oía y no entendía las manifestaciones a causa de los deshaucios, pues no sabía el significado de esa palabra: DESHAUCIO. No entendía cómo alguien que había comprado una casa o vivía alquilado en un piso, no abonaba al banco, al dueño que le había alquilado, al prestamista, la cantidad que le correspondía pagar, según lo contratado. Sus ricos padres, no vivían alquilados, ni debían dinero por su vivienda, pues la habían construído, decorado, amueblado, con su patrimonio personal.

Pero para ese muchacho formal, hijo perfecto de unos padres ricos, el paso de los años, la ociosidad, el no tener un horizonte que le exigiese un esfuerzo para coseguir una posición y unos objetivos en su vida, a pesar de ser "muy pudiente", quien te ve y quien te ha visto, a pesar de ser tan listo y sin arte ni oficio, hizo que se consumiese matándose a vicios. Cerrando bares, qué más te da, pagando amores, no das para más. Y ahora tienes los huesos con alcohol y sin besos, para pocos excesos.

Ese muchacho formal, hijo perfecto de unos padres ricos, no supo que esta vida, aunque corta, da muchas vueltas, suceden muchas cosas. Que el tener un horizonte de esperanza, nos da las fuerzas para sobrevivirla. Y que "Cerrando Bares" no es la forma más adecuada, de conseguir hacer realidad la esperanza en un futuro feliz.

DESDE MI CALLE, que es la calle de todos.

 
 

domingo, 1 de diciembre de 2013

DESDE MI CALLE


EL APOCALIPSIS.

Es  el Apocalipsis el último libro del Nuevo Testamento. En la obra de Vicente Blasco Ibáñez  LOS CUATRO JINETES DEL APOCALIPSIS, representa a éstos como "La Peste", "La Guerra", "El Hambre" y "La Muerte".

Hay una descripción que representa el 1º Jinete (La Peste) como a Gengis Khan, montado en un caballo blanco, y con una lanza en la que lleva insertadas las cabezas de persas, chinos, polacos y la de Osama Bin Laden.

El 2º Jinete (La Guerra) representaria Adolf  Hitler, montando un caballo rojo y armado con una AK-47, que dispara fuego a gran distancia. No lleva colgadas cabezas, pero en las alforjas sin fondo pueden hallarse millones de dientes de oro de judios residentes en Treblinka y Auschwitz.

El 3º Jinete (El Hambre) representaría Iósif Stalin, montando un caballo negro y vestido con piel de oso. En su caballo lleva atadas cabezas parlantes de ucranianos famélicos.

El 4º Jinete (La Muerte) representaría George W. Bush. Es el jinete jefe, el más poderoso y terrible. Monta un caballo esquelético y va segando vidas inoventes en Irak con una guadaña de proporciones descomunales. Es quien da las órdenes a los otros tres.

Todo ésto que podríamos decir es fruto de nuestra imaginación, sucede en la realidad. Sucede en este país llamado España. Son otros los nombres de los que van montados en esos caballos, pero siguen existiendo esos Jinetes del Apocalipsis. Incluso, aunque siempre monstruosas, en nuestras calle, ciudades, ... vemos diariamente a "La Peste, La Guerra, El Hambre y La Muerte". Son nuestros dirigentes los que van en los caballos.  
                                                                                                                                                               Propagan LA PESTE, a base de recortar en los medicamentos, en la sanidad de nuestros hospitales.

Incitan a LA GUERRA, a la Rebelión Ciudadana, con esas Leyes de Seguridad, de Educación, con ese rescate a las entidades financieras que deshaucian; que mandan al paro a millones de ciudadanos en aras de una "flexibilidad laboral"; que recortan en becas, en investigación, etc.etc.

Abocan  AL HAMBRE a familias en que todos o varios de sus miembros no encuentran trabajo estando imposibilitados para atender gastos de comida, ropa, vivienda, ... necesidades básicas todas ellas para la subsistencia.

Llevan a LA MUERTE, el resultado de la suma de los otros tres Jinetes. Es a la que se llega cuando ella, la capitana, la definitiva, recoge todas las consecuencias de esos Jinetes del Apocalipsis.

Este APOCALIPSIS lo tenemos encima nuestro, con el Gobierno actual, que está mancillando algo tan sagrado, como son nuestros DERECHOS, no sólamente civiles sino, sobre todo, Humanos. Esos Jinetes, tienen sus escuderos con nombre y apellidos. Son los Ministros de Hacienda, Justicia, Trabajo, Sanidad, Educación, Interior, Asuntos Exteriores, Defensa, Agricultura... Su Jefe es el Presidente de este Des-Gobierno, el Sr. D. Mariano Rajoy Brey, y es quien da las órdenes a todos ellos.

DESDE MI CALLE, que es la calle de todos.




 


viernes, 29 de noviembre de 2013

DESDE MI CALLE


LA CARCEL

Según el diccionario, el  significado de carcel es: "Edificio o local edificado para encerrar a los condenados a una pena de privación de libertad o a los presuntos culpables de un delito".

!Es un lugar!, es decir un espacio limitado, en el que entran un determinado número de personas. En cambio, si leemos los datos facilitados por los funcionarios de prisiones de la UE, la ocupación en España de las cárceles es el 133%, es decir un 33% más de su  capacidad de ocupación, mientras que la media en el continente es del 25%. Señalan en su informe que los servicios de prisiones se están convirtiendo en "almacenes de carne humana".

Visité hace años una cárcel donde estaba ingresado un conocido. Lo que más me impactó, no fué la sala de visitas y la situación personal en que me lo encontré, sino en la cola que habia esperando a que les avisasen para entrar. En esa cola la mayoria eran mujeres, con paquetes de comida, eso si revisados, abiertos y en algunos casos esparcidos por los mostradores sin importarles cómo. Les pregunté a algunas de esas mujeres a quien iban a visitarles. La contestación fué obvia, a sus maridos, hijos, parientes, etc. El porqué estaban en prisión también uno se podía imaginar, consumo o tráfico de drogas, hurtos, etc.

Reflexionando al salir de la cárcel, me dí cuenta que en mi visita no ví más que a gente desesperada, condenadas a prisión por delitos que podríamos calificar como leves. No ví a ninguno de esos delincuentes de "cuello blanco", que han robado, estafado, que son los causantes que esa gente desesperada esté donde esté, mientras ellos, si han sido detenidos y como "presuntos" culpables están dentro de la cárcel, sus visitas son en zonas separadas del "resto" (no sea que les vayan a contaminar); sus familiares, abogados, amigos, no sufren las vejaciones de los registros como los "otros". Son encarcelados de primera clase, todos ellos, o la mayoría, "presuntos". Tienen confianza en esos bufetes de abogados, que conociendo los recovecos de las leyes, es fácil que dentro de poco tiempo, les saquen de ese lugar. Un lugar que parece destinado a esos pobres drogadictos, o rateros de poca monta, a los que la desesperación les ha llevado a delinquir.

No termino, sin dejar mi rotunda protesta a esa masificacion carcelaria, pero sobre todo a que la misma sea de gente sin futuro. Un futuro al que le han abocado esos que juegan con el de ellos, y que, o bien están en sus despachos relucientes, o, si están en su misma carcel, sus celdas no carecen de ninguna de las comodidades; comodidades que a ellos les niegan.

No me siento capaz de, como en todos mis escritos, decir hoy que mi calle es la calle de todos, porque ni siquiera LA CARCEL es LA CARCEL de todos.

miércoles, 27 de noviembre de 2013

DESDE MI CALLE


CRISTO - REY

Este domingo pasado, la Iglesia celebró su fiesta de Cristo Rey.

Dos vocablos CRISTO y REY. Que formas más distintas de ver la vida por los ojos de ambos.

El primero, CRISTO, fué ejecutado por ser un terrorista, representar un peligro para el Estado (romano), pero su personalidad, su doctrina, ha perdurado a traves de los siglos, siendo hoy en dia seguido por millones de personas -no todas necesariamente de total acuerdo con la version "oficial" que da la Iglesia del que fue su fundador- pero así y todo, el reconocimiento de su personalidad es aceptada y universal.

REY, Juan Carlos de Borbón I, al mismo tiempo Jefe del Estado (español). Me acuerdo de un hecho en un examen de revalida (aquella antigua revalida que tantos quebraderos de cabeza nos daba, y que ahora vuelve a estar en vigor en esa LOMCE del Sr.Wert) cuando a un compañero le preguntó el examinador: "Hábleme de los Borbones" y la respuesta fué :"Los Borbones descienden de los visigodos hasta el último Borbón que es Juan Carlos que está estudiando Náutica". Una respuesta que a todos nos hizo soltar una carcajada, pero que tenía gran sentido. Si los visigodos fueron catalogados como bárbaros, los borbones han hecho honor en el curso de sus mandatos a ese adjetivo.

El actual Jefe del Estado (español) Juan Carlos I de Borbón, en su "oficio" de REY, - cargo al que ha llegado "democráticamente" elegido por su antecesor Jefe del estado, Francisco Franco Bahamonde, igualmente accedido a ésa Jefatura por un "democrático alzamiento militar contra el Gobierno legítimimamente salido de las urnas" -, se ha dedicado más a sus aficiones personales, los deportes de la gente corriente como el esquí, la caza de elefantes o de todo animal que se pusiese a tiro, el navegar en su yate, participando en regatas náuticas (aquí vuelvo a la respuesta de la reválida sobre sus estudios de Náutica), etc.-  que de su cargo de Jefe del Estado (español), que debería conllevar un acercamiento a los problemas y circunstancias en que se encuentra la ciudadanía en todo el Estado (español). Aunque ni en eso ha debido ser un gran "deportista", pues en estos ultimos tiempos le vemos entrando y saliendo de hospitales, operación tras operacion - siempre con gran éxito, faltaría mas - y paseando su gallarda figura con bastones y muletas. Eso sí repartiendo sonrisas y "bromas" con los medios de comunicación.

En consecuencia, entre CRISTO y REY, entre la vida de uno y la de otro, estoy mucho más cerca de la de CRISTO, ajusticiado por rebelarse contra el Estado (romano), que la de JUAN CARLOS I, Jefe del Estado (español), indiferente a los problemas de la sociedad española.

DESDE MI CALLE, que es la calle de todos.

lunes, 25 de noviembre de 2013

DESDE MI CALLE


                                                                                    
                                                                                      VALORES ETICOS
 
Observamos que de un tiempo a estar parte, los valores que siempre en nuestros pueblos, ciudades, paises, continentes han sido la base de la convivencia y el desarrollo entre los humanos, valores como la solidariedad, la voluntad de compartir y ayudar en lo posible a los problemas de tu vecino, amigo, o de alguien necesitado de esa ayuda, del tesón para conseguir un mundo mejor para nuestros hijos, un mundo basado en la educacion, el conocimiento y el progreso, un mundo en que la sinceridad sea la norma que debe regir en el trato cotidiano con la gente, ese mundo... quizás algo utópico... vemos que es sustituido por otro en que los valores fundamentales son la avaricia, la envidia, el ocio, la soberbia.

En esta época de crisis económica y desempleo masivo, el encuentro frecuente con gente necesitada de una ayuda, de menesterosos mendigando para dar de comer a su familia, es casi habitual. Esos que gobiernan y que deberian sensibilizarse ante estas desgracias, ponen por delante su avaricia, su soberbia; les tratan como a apestados, les despojan de toda dignidad, mientras ellos en su ociosidad y altaneria, abandonan su deber que, como gobernantes, deberian priorizar, que es el trabajar por conseguir una vida digna a sus gobernados, darles un trabajo que no sólo les ayude a sustentar a su familia, sino para que recuperen su autoestima y puedan sentirse nuevamente utiles. No piensan que, no por echar agua oxigenada y Betadine en una herida ésta se cura de golpe. Las cicatrices exigen paciencia y cuidados.

Los Estados deben comprender que los impuestos, que pagamos, de no muy buena gana, y por supuesto de manera impersonal e insensible, deberían servir para cumplimentar todos los servicios sociales, y de ese modo esos impuestos los pagariamos de buena gana, y por supuesto de una manera personal y totalmente sensible, pues se percibiría que llegan a todas las capas sociales, y su objetivo, el de conseguir para todos los ciudadanos una vida digna, se vería cumplido.

En ningun momento debemos olvidarnos de esos valores eticos, sustento de nuestra civilizacion.

DESDE MI CALLE, que es la calle de todos.
 

martes, 19 de noviembre de 2013

DESDE MI CALLE


MENTIR 


Si tenemos en cuenta que un elemento esencial en la crisis española es el elevado nivel del endeudamiento del sector privado-incrementado después por el de la deuda pública-es evidente que nuestras economía ha de ser competitiva, lo cual exige moderar no sólo los costos laborables sino también los márgenes de beneficio. Nos mienten continuamente haciendo hincapié en la necesidad de reducir las rentas del trabajo como la mejor fórmula para mejorar esa competitivad. Mintió nuestro ministro de Hacienda cuando afirmó que los salarios no estaban bajando, sino que moderaban su crecimiento. Pues bien, en España, los costos laborables unitarios se han reducido, en los últimos años, con relativa rapidez, como consecuencia de la caida de los salarios y de la destrucción de empleo. Pero no ha ocurrido lo mismo con los márgenes empresariales, que han crecido curante la recesión.

Se está destruyendo a las clases medias y bajas, y sin éstas el salvaje capitalismo dominante en la actualidad, difícilmente podrá subsistir, porque se basa en el consumo de toda la sociedad, y no de las élites exclusivamente. La crisis del sistema ha eliminado millones de puestos de trabajo; ha modificado el marco jurídico de las relaciones laborales con la excusa de favorecer la creación de empleo, y, como consecuencia, los que nacen son precarios y mal retribuidos; los ingresos públicos son insuficientes para sostener el estado de bienestar, lo que justificaría recortar el gasto público, de forma que las clases medias y bajas no dejan de perder derechos.

Para poder salir de la crisis, debemos reflexionar.¿Hacia donde queremos ir? Más allá del corto plazo,el camino no consiste en bajar salarios, destruir derechos y eliminar la sociedad del bienestar; el camino es invertir más en educación, en investigación y desarrollo. Esta es la vía para aumentar felizmente la productividad, para conservar las clases medias y sostener el contrato social que garantice una sociedad igualitaria.

DESDE MI CALLE, que es la calle de todos.

 

domingo, 17 de noviembre de 2013

DESDE MI CALLE

 
SOBERBIOS, MENTIROSOS

Según el diccionario:Soberbio: "Altivo, Arrogante y Elevado".
Según la Revista de Filosofía de Fdo. Mauricio González,"Soberbia, el principal de los pecados capitales": !Apetito Desordenado de la Propia Excelencia!.

Podríamos decir hoy en día que el principal pecado de todos los gobernantes, de cualquier pais, organización territorial... es la soberbia. Soberbia en sus relaciones con los gobernados, que como el amo que no tiene contemplaciones con sus trabajadores a los que trata como esclavos, no reconoce sus esfuerzos cumpliendo sus deberes, y a los que ni siquiera merecen, !qué menos!, una palabra de agradecimiento. Tan soberbios son que únicamente les importa su mundo, su familia, su dinero, lo que ellos llaman su carrera, sentirse inmunes, superiores a los demás.

No reconocen méritos en nadie. Detestan a los que reclaman insistentemente justicia. Hacen caso omiso de las quejas que reciben. Como portadores que se creen de la verdad (de su verdad) desprecian las demandas, los gritos de desesperación de aquellos sus gobernados, de los que se desentienden día si y día también. No les importa esos carteles que les muestran y que dicen estoy esperando, esperando que cumplan lo que habían prometido. Les habían mentido y en su soberbia se sienten orgullosos de ello, complacientes con si mismos a causa de las ventajas que tienen, y se jactan de poseerlas sobre los demás. Hablan con sus gobernados con tono despreciativo, mirándolos con aire desdeñoso.

Recordémosles que debe ser la humildad y no la soberbia ni la mentira la que debe guiar los pasos de todo buen gobernante.

DESDE MI CALLE, que es la calle de todos.



domingo, 10 de noviembre de 2013

DESDE MI CALLE


AMISTAD.

Canta Roberto Carlos:

"Quiero llevar este canto amigo
a quien lo pudiera necesitar.
Yo quiero tener un millon de amigos
y así más fuerte poder cantar".

Si la canción es bella, más bello es aún lo que transmite. !Un millón de amigos! !Cúanta es la necesidad que tenemos de ellos! Más en en este mundo tan insolidario. La sociedad actual se inclina más al egoismo, a procurar resolver los problemas individualmente, por y para ellos en exclusiva.

Sin embargo, últimamente hemos conocido tragedias en las que esa insolidariedad ha dado paso a la amistad y ésta ha prevalecido sobre el egoismo. En esas tragedias, ha habido personas que no han dudado en poner en peligro sus vidas, incluso alguno perdiéndola, para salvar la de su compañero, su amigo; simplemente, porque consideraron necesaria su ayuda, así sin más. Me refiero, a esos "accidentes" del tren de Santiago o el de la mina de León. En ambos casos, no dudaron en prestar su ayuda, en el caso de Santiago en atender a los accidentados, y en el de la mina de León, en arriesgar su vida para salvar la de sus compañeros, sus amigos. Ha sido en ambos casos, un ejemplo de compañerismo, sin importar si eran conocidos o no, pues eran personas necesitadas de ayuda, de amigos en fin.

También en otro ámbito, han ocurrido otros hechos, que si no luctuosos como los anteriores, han tenido un gran impacto por sus consecuencias sociales. Me refiero al cierre de unas empresas emblemáticas en su entorno como son la TVV y Fagor Electrodomésticos.

Tanto los trabajadores de ambas, así como gran parte de los medios de comunicación, tanto locales como nacionales, las redes sociales, se han unido en sus críticas, se han rebelado, han hecho oir su voz, buscar el apoyo de ese "millon de amigos", en contra de esos que por considerarse personajes importantes, ocupados en conservar, por el momento, su priviligiada posición social y su poder a toda costa, se han alejado de los ciudadanos, del pueblo. No les interesa tener ese "millon de amigos" anónimos sino que prefieren unos cuantos afines a ellos. No les interesa los valores trascendentales de la amistad, únicamente los valores que cotizan en "bolsa". Tiemblan ante la perpestiva de una justicia social que les pueda exigir la renuncia a los bienes de los que disfrutan. Retratan a ese "millon de amigos" como sus enemigos, y no dudan en desacreditarles y ridicularizarles.

Sin embargo el valor de la amistad, la fidelidad, la justicia, la verdad, nuestra misma intuición cotidiana nos dice que merece la pena y tiene sentido sacrificar bienes inmediatos por otros más elevados, y que es noble el dar la vida, si es preciso, por ellos.

DESDE MI CALLE, que es la calle de todos.. canto como Roberto Carlos.

"Yo solo quiero mirar los campos,
yo solo quiero cantar mi canto,
pero no quiero cantar solito,
yo quiero un coro de pajaritos".


miércoles, 6 de noviembre de 2013

DESDE MI CALLE




DAR VIDA A LOS AÑOS.


Es útil reflexionar sobre el ciclo vital: vivimos un ratico. Apenas comenzamos a vislumbrar de qué va la  vida y ya nos tenemos que apear de ella. La suerte es que estamos y evolucionamos entre un (ex) y un (todavía). La indefensión individual y la vulnerabilidad son unas compañeras que nos acompañarán siempre, además de la existencia del deterioro y la muerte. Nadie se jubila igual ¿Por qué?. El abanico de formas de jubilarse y por lo tanto de formas de envejecer, es muy amplio, puesto que genes, cerebro y conducta (estilos de vida) se influyen entre sí. La biografía más que la biología, moldea la forma de jubilarse de cada persona. Se podría decir, que forjamos nuestra propia jubilación. Nos jubilamos de nuestra actividad profesional, pero no nos jubilamos de la vida, que tenemos que seguir construyéndola.

La jubilación es un acontencimiento vital. Según nuestras estrategias adaptativas la jubilación puede convertirse en una experiencia positiva, agridulce o muy negativa. La adaptación a la jubilación se empieza a realizar meses antes de que suceda. Cómo no, abordamos la muerte y el morir. La muerte nunca puede ser enteramente aceptada, pero se puede elaborar, con el tiempo, un conjunto de sentimientos que pueden llegar a un estado de verdadera resignación y distanciamiento. No se teme a la muerte sino el proceso de morir, y el miedo a la muerte limita nuestra capacidad de amar. Lo que da sentido a la vida no es haber vivido poco o mucho tiempo sino sentir que realmente se ha vivido, que la propia vida ha tenido sentido o que ha merecido la pena vivirla. Hay que darle vida a los años, y no años a la vida.

DESDE MI CALLE, que es la calle de todos.

domingo, 3 de noviembre de 2013

DESDE MI CALLE


CONMEMORACION POR LOS DIFUNTOS

Para muchas personas el mes de noviembre, y no únicamente los días 1(Todos los Santos) y 2 (Día de Difuntos), es un tiempo de conmemoración de los difuntos, especialmente de sus familiares, amigos y conocidos.

En el hemisferio norte estamos en el corazón del otoño. La naturaleza vive su propia muerte, Todo- la luz solar, las hojas de los árboles- va muriendo lentamente. Podríamos decir que el otoño es una alegoría de ese morir lento que día a día, mes a mes, año tras año, nos acompaña a todos. Desde que nacemos estamos ya listos para morir.

Cada año, cuando llegan estas fechas, abrimos nuevamente el baúl de los recuerdos. De él sacamos los rostros y los nombres de todos aquellos hombres y mujeres que han estado vinculados a nosotros. Algunas personas viven estos momentos con gran tristeza. Si pudieran, evitarían toda conmemoración. No pueden soportar el recuerdo o el dolor de la separación. Otras, por el contrario, superada la fase de desgarro, viven estos momentos con gran serenidad.

Más allá de nuestra manera personal de evocar a nuestros seres queridos que ya han fallecido, ¿cúal es el sentido de estos días? ¿agradecerles que nos hayan ayudado a ser lo que somos? Cada persona muerta es una semilla de vida. Con el paso del tiempo, tomamos conciencia de lo que tal vez no comprendimos cuando se estaba produciendo: tantos detalles de amor, de cercanía. La gratitud, según el Diccionario Manual de la Lengua Española, es un sentimiento de reconocimiento que se tiene hacia una persona que te ha hecho un favor, un servicio o un bien. ¿Hemos sido conscientes durante el tiempo que compartimos con ellos de los favores, servicios y bienes que tuvieron con nosotros? ¿Alguna vez comprendimos lo que en realidad significaban para nosotros?.

Reflexionemos sobre eso, y, aunque ya no están con nosotros, sí podemos en nuestro interior reconocer esos valores que nos transmitieron y sentir que seguimos amándoles y recordándoles día a día.

DESDE MI CALLE, que es la calle de todos.

jueves, 31 de octubre de 2013

DESDE MI CALLE


 HUMANICEMOS NUESTRAS CIUDADES.


 Las postales turísticas no representan bien lo que son las grandes ciudades. En ellas aparecen sus anchas avenidas, sus parques señoriales, sus nobles y bellos edificios, sus grandes arterias que se entrecruzan y luego se pierden por el enmarañado bosque de sus barrios periféricos. Pero las ciudades, sean grandes o pequeñas, se identifican sobre todo por sus gentes. Ellas son las que otorgan calidad humana al paisaje urbano. Gentes acogedoras, simpáticas, hospitalarias.... o lo contrario.

Existen también esas ciudades cuyos habitantes son de todo menos acogedores, dignos de confianza, y que paso a paso, las llevan a la ruina, social, humana,etc.. Inhabitables en todo caso. Lloramos al verlas. Son lágrimas y lamentos que nos brotan del corazón, porque las amamos, y sin embargo, nos desvelan su condición más descarnada, hipócrita, deshumanizada, insensible al dolor ciudadano.

¿Qué otra realidad - fuerza, poder maligno - de ese mundo puede asustarnos?. NADA, absolutamente nada debe apartarnos de nuestra solidariedad con los demás, y conseguir que sean todas nuestras ciudades un ejemplo de convivencia en que todos seamos iguales en nuestros derechos, pero también en nuestras obligaciones.

DESDE MI CALLE, que es la calle de todos.

miércoles, 30 de octubre de 2013

DESDE MI CALLE

 ¿QUIENES SON LOS "NUESTROS"



 ¿Cuantas veces hemos escuchado frases de este tipo: "Este no es de los nuestros", aplicada a inmigrantes que aparecen en nuestra ciudad, a hombres y mujeres que escriben en medios de comunicación que no son de nuestra devoción, a personas a las que vemos, bien mendigando, bien rebuscando en contenedores algo que llevarse al estómago, bien a jóvenes y no tan jóvenes en la cola de las oficinas del paro, bien a ...... ?. El "otro" en cuanto extraño, siempre nos produce desconcierto, y, a veces, temor. Instintivamente tendemos a estar con "los nuestros", con los de nuestra cuerda.

Pero eso, que nos parece tan normal, ¿qué gracia tiene?. Lo igual busca a lo igual. Pero el conocimiento, la comprensión, el amor, sólo avanzan cuando se abren a lo desigual, a lo otro. Quien se cierra en lo suyo, en lo seguro, se pierde a sí mismo. Esta cerrazón le tiende a considerarse "el elegido", a esconderse en su propio orgullo, evitando el abrir sus puertas. Los que se abren a lo nuevo, a los que abren las puertas de su casa, sin importarles condición social, raza, origen..., la sociedad no tarda en considerarles como "los nuestros".

 Los que se consideran "elegidos",  debería reflexionar que puede llegar el día en que ellos sean los considerados por la sociedad como "los otros"

DESDE MI CALLE, que es la calle de todos.

martes, 29 de octubre de 2013

DESDE MI CALLE

SOY BUENO Y MUY INTELIGENTE......

Ninguna parábola, comparanza o semejanza, debería ser sometida a examen científico. Debería ser entendida por la gente sencilla, y no ocultar la soberbia del sapiente. En las parábola, entre otras, se definen tipos de humanos definidos. En conocida expresión teatral, serían personajes de una pieza. Serian soberbios y jactanciosos (los que se creen buenos é inteligentes), y humildes y acomplejados (los que se reconocen más bien como pecadores). Los primeros parecen reclamar reconocimiento y premio, mientras que los segundos piden compresión y perdón. Contienden la soberbia del farsante y la humildad que se identifica con la verdad. Los soberbios, poco seguros deberían estar de su poca valía, cuando necesitan confirmarla mirándose al espejo, y no dándose cuenta que, a la postre,  presumir de ser el primero es síntoma de mediocridad.

Tal vez, en todo tiempo y lugar, éste sea el sino del "sacacuartos oficial". Los Montoro's de turno no son, a pesar de que se crean buenos e inteligentes, bien vistos por esa mayoria que son los humildes, la gente del pueblo llano, que padece la soberbia de esos jactanciosos. Parece tratarse de una tentación inaguantable, sin reconocer que siempre existen humildes perjudicados y ofendidos, víctimas de ellos que alardean de ser "buenos e inteligentes".

DESDE MI CALLE, que es la calle de todos.

viernes, 25 de octubre de 2013

DESDE MI CALLE


LA DECIMITA

Entra dentro del imaginario colectivo, el ya mítico inicio del final del túnel que parece que ha llegado pero sin mucha más concreción, más allá del dato. Lentos pero seguros nos han venido a decir con ésta décima que, técnicamente, el enfermo tiene pulso y, sin salvas ni aplausos, el fin de la recesión ha llegado de modo tan raquítico que hasta parece una salida en falso.

Así que mejor moderación que alivio tras un extraño trimestre en el que no nos hemos caido de la bicicleta, a pesar de seguir sin saber exactamente cómo se lleva el manillar con mínima holgura. Que estamos llenos de pupas de tanto despeñarnos y que, por una vez que no nos hemos caido, seguimos sin saber andar. Porque si en 24 horas nos han anunciado que la recesión ha terminado y, a la vez, que el paro sigue en máximos históricos, la distancia es tan grande entre la teoría y la práctica como la comprobación mustia de que esta vez la realidad si ha estropeado un buen titular.

Que en su día nos estampamos de golpe y sin frenos, pero que levantarse deberá ser tan lento como suave, que el fin de la recesión y la nueva marcha es proyecto, expectativa y sueño en abstracto, y que la realidad y su ritmo siguen siendo igual de torpes en la carrera hacia una recuperación tan frágil como tozuda en lo concreto. No sabemos si alegrarnos o fruncir el ceño porque dudando que el tratamiento funcione, nos sigue doliendo todo. Ya está aquí el final dela recesión y ni nos hemos enterado, porque paro es paro y la recesión ya no es recesión, aunque la crisis nos siga racaneando. Seis años esperando este momento para que en la ensalada de datos se deslice que el 28% de las familias no llegan a fin de mes o que la última factura de la luz transita fuera de órbita cuando ni pones la tele para no gastar.

No somos optimistas ciegos, porque nos importa poco el PIB mientras solo podamos detectar síntomas como el resultado de negocios que no crecen y personas sin dinero y posibilidad de consumo que, de tanto apretarse el cinturón, se lo han terminado comiendo. Que la decimita no es un clavo ardiendo de discretos modales triunfalistas y que, como al vendedor de crecepelo, le queda mucho que demostrar porque el enfermo sigue grogui. Por mucho que le haya crecido un pelo.

DESDE MI CALLE, que es la calle de todos.

jueves, 24 de octubre de 2013

DESDE MI CALLE


HOSPITALEANDO

No hay como el hospital como para ponerle el termómetro en el sobaco a la sociedad. En sentido literal y figurado. Basta activar un rato las orejas en modo periodista.

Por ejemplo: En Urgencias - "Esto es una unidad de agudos y hay muchos viejillos que deberían estar en una residencia", comentaba una auxiliar de enfermería cambiando un pañal."Pues como no les toque la Primitiva", resoplaba su compañera.
Diagnostico Uno: Hay mayores que precisan cuidados a los que nos les llega la pensión para financiárselos.

También resulta ilustrativo un fragmento de conversación captado al vuelo junto a uno de los pabellones - "Me ha dicho que controle, que igual puedo fumar un porrillo o dos, pero sin pasarme".
Diagnóstico Dos: Hay jóvenes enfermos con un  modo muy sui géneris de interpretar los consejos médicos, por lo que no es difícil pronosticarles un futuro más incierto, si cabe, que al resto.

Permanecer de oyente en una habitación compartida da para varias tesinas, sobre todo si al enfermo anexo le visitan en un par de horas una docena de familiares, con picos de hasta cinco visitas simultáneas - "¿Qué tal en el mercadillo?" "Saqué lo justo para pagar la mesa y la licencia".
Diagnóstico Tres: La cosa no está malita, está en estado crítico, porque ya ni siquiera los slips o las bragas tres por dos se las quitan de la mano.

"¿La furgoneta de abajo es vuestra?" "Es de éste. Ahí no dejan aparcar, pero como va y viene cuando le parece...."
Diagnóstico Cuatro: Hay quien reclama igualdad, pero sólo a ratos.

DESDE MI CALLE, que es la calle de todos, como debería ser también el hospital, UN hospital de todos.

miércoles, 23 de octubre de 2013

DESDE MI CALLE


NECREOCRACIA

La corrupción devora  España. Desde la política al fútbol, donde los clubs de fútbol con presupuestos millonarios ( en euros), se apoyan (según los entendidos) en árbitros (jueces en el el partido), roban a equipos que no pueden competir con esos presupuestos, ya que los suyos son sensiblemente inferiores (en euros) a esos denominados GRANDES.

Nación donde hay políticos, de todas las tendencias sociales, que llevan toda la democracia viviendo de ésa su profesion (LA POLITICA), sin haber escrito nada, aportado una idea, apoyado una causa justa. Nación con medios de comunicación comprados por constructores  que se hicieron multimillonarios con favores políticos, de unos y de otros, que no son de derechas ni de izquierdas, ni neoliberales ni socialistas. Nación en que los clubs de fútbol también cayeron en manos de constructores de obras públicas.

Prensa y Deporte en mano de los pastores del mal, para que el rebaño siga en el redil y pastando en sus prados y embustes, engaños y mentiras. País de porteras, más interesado en las hetairas de la televisión, la farándula y los lupanares de colores, por los futbolistas de gimnasio y sus novias de bisturí, labios hinchados y senos de plesiglás, que por la historia, la filosofía, la literatura, las ciencias ...

No espero nada de una España en la que los niños quieren ser como  Messi, o Cristiano Ronaldo, y las niñas como Leticia Ortiz, e ignoran quiénes son Ramon y Cajal, García Marquez, Vargas Llosa, (y tantísimos otros), y no saben,(ni siquiera), cómo se mueven las piezas en un tablero de ajedrez.

Vivimos en una Necreocracia, "tristísima paradoja". !!Cúantos muertos poseen más vida!!

DESDE MI CALLE, que es la calle de todos


martes, 22 de octubre de 2013

DESDE MI CALLE


CON FRANCO ESTO NOS PASABA

Han leido bien. No me refiero al chascarrillo que se ha utilizado con diferentes fines de "con Franco esto no pasaba", no. Estamos viviendo situaciones que ya vivimos con nuestro Caudillo por la Gracia de Dios eh. Así, está a punto de entrar en vigor el llamado Código Penal de Gallardon, que muestra un notable retroceso respecto al que fué denominado C.P. de la democracia, aprobado en 1995.
                                                                                                                                                               Los penalistas se refieren a los códigos penales como una "Constitución en negativo": Allí donde la Carta Magna establece derechos fundamentales, el C.P. establece los límites de las libertades, las líneas que no se deben traspasar. Así, el C.P. de Gallardón deja en negativo muchas de las libertades que tanto nos costaron conseguir. La cadena perpetua revisable es, sin duda, el mayor retroceso penal en la transición, y es incompatible con el texto constitucional, el cual establece que las penas privativas de libertad están orientadas hacia la reeducación y reinserción social.

También se criminalizan las nuevas formas de resistencia social, y desaparecen las faltas para convertirse o bien en delitos leves, o bien en infracciones administrativas. En lo referente a los delitos contra la propiedad supone consecuencias regresivas, dado que los hurtos y los delitos contra la propiedad intelectual inferiores a 400 €, que hasta ahora eran faltas, se convierten en delitos leves que generan antecedentes penales. Acciones de protesta como las protagonizadas, por ejemplo, en supermercados por la P.A.H., o el "Top Manta", no quedarán en un simple juicio de faltas, sino que conducirán al banquillo de un juicio penal por delito.

Vemos con esto que la reforma del C.P. planteada por Gallardón pretende adelantar las líneas de las que hablaba al principio, hasta tal punto que colocará a los activistas sociales en la situaación de marginalidad de los proscritos. La Ley de Vagos y Maleantes se refería al tratamiento que había de darse a cualquier elemento considerado antisocial, y posteriormente fué modificada incluso para reprimir también a los homosexuales.

Gallardón nos señala el camino, "CON FRANCO ESTO YA NOS PASABA".

DESDE MI CALLE, que es la calle de todos.

lunes, 21 de octubre de 2013

DESDE MI CALLE


¿A QUIEN SE BEATIFICA?

Es bien sabido que tanto Juan XXIII como Pabo VI se negaron en redondo a iniciar procesos de beatificación de estos hombres y mujeres, ya que temían, con razón, que su causa se politizara de modo exagerado.

De aquella horrible guerra, la Iglesia española salió muy, muy manchada. Fué auténticamente beligerante desde julio de 1936 y presentó, ya desdel el siglo XIX, una hoja de servicios verdaderamente cruel. Los obispos de aquella época publicaron varios textos, como éste que relato: "Para que funcione la sociedad tiene que haber ricos y pobres; los pobres deben ser PACIENTES y resignarse a su condición, y los ricos han de ser BENEFACTORES". Los trabajadores quedaron a la intemperie, rodeados de beneficiencia y caridad. Aquella Iglesia no entendía de JUSTICIA.

He leido la crónica de la ceremonia de la beatificación. El cardenal oficiante siguió el guión preparado desde la presidencia de La Conferencia Episcopal: "Estos hombres y mujeres murieron a causa de su fe, por el odio a Dios y a la Iglesia". Ahora bien ¿porqué los milicianos tenían odio a Dios y a la Iglesia? ¿No será más bien que la Iglesia con su magisterio social y su práctica pastoral, desde los inicios de la industrialización hasta la República, concitó sobre ella el hastío, el cansancio y el odio de las clases trabajadoras?. Aquellos jornaleros del campo, trabajadores industriales, fueron abandonados a su suerte. Ideológica y pastoralmente la Iglesia desarrolló durante décadas una opción preferencial por los más acomodados de la sociedad española, en detrimento de las clases trabajadoras, y arrastró con su pensamiento a las clases medias rurales y urbanas.

Es necesario que los dirigentes de la Iglesia intenten cambiar su óptica y reconozcan que la Iglesia no fué en la guerra y durante el franquismo instrumento de paz y reconciliación. Durante la guerra fué beligerante y hasta cruel en dichos y obras, con excepciones notorias. En la dictadura fué miedosa, y lo más grave, legitimadora de un régimen político y de una acción represiva de los que aún no se ha entonado un "mea culpa". No se puede beatificar o canonizar a aquella Iglesia honrando a sus mártires azules. Hay otros mártires a los que se sigue ignorando porque murieron, dicen, por sus ideas políticas. Es hora de que los dirigentes eclesiales se ilustren e iluminen, y sobre todo, serenen con la verdad a su feligresía. Es su obligación y también nuestro derecho.

DESDE MI CALLE, que es la calle de todos.

viernes, 18 de octubre de 2013

DESDE MI CALLE


NECESIDADES PARA ENTRAR EN POLITICA

Palabra de honor, me hubiera gustado vivir para y no de la política durante un período determinado de tiempo. Condición sine qua nom, siempre que me hubiera elegido el pueblo, del que procedo, sin formar parte de ninguna lista de partido, jerarquizada y cerrada, sistema que convierte en hombre o mujer sumiso ante el jefe de partido, que fué el que te colocó entre los suyos para que después representaras al partido, y sólo al partido y nunca, nunca al ciudadano.

Como ser humano, comprendo lo que soy y somos. Comprendo, pues, que alguien que, por diversos méritos, vive de la política, quiera seguir viviendo de la res pública, porque su salario es superior al que percibiría en su profesión y, además, goza de ese extraño placer que lleva implícito el cargo, sea cual sea, incluso el de edil de pueblecito mesetario. Ese personaje, por lo general, mediocre, vulgar, se convertirá en un "lindo gatito" para permanecer mandato tras mandato, legislatura tras legislatura, en el puesto que tiene allí, y, si es posible, jubilarse siendo senador o diputado. Un tipo con personalidad, dedica, como mucho, ocho años de su vida a la política y después se va para su casa y prestar toda su experiencia al partido que le cobijó. Un hombre con carisma, hecho, curtido, serio, criticaría, con argumentos, las directrices del jefe de su partido; denunciaría al compañero y camarada corrupto, a todo aquel "pájaro" que entró en política para enriquecerse, aprovechando las prebendas del cargo. pero el político, aún honrado, prefiere la omertà que desnudar al que se alimenta de la corrupción intistucional porque teme la expulsión del Edén político. Las purgas internas siempre acaban con los más preparados, dignos y congruentes. En política ganan, casi siempre, los pérfidos, los listos, no los inteligentes.

Admito que un servidor, ya hojalata oxidada por la humedad de la vida, habría durado en la res pública una tarde de invierno. No hubiese llegado a la postura del sol. Y, si acaso el destino hubiera jugado conmigo, quizá a ver el alba del día siguiente, hubiese despertado con un puñal en la espalda. !Que manden los que asuman la felonía como práctica común en el seno de los partidos, donde abunda el verdadero enemigo! Para llegar a la cumbre del sistema o sus alrededores, hay que tener callo en el alma, una sonrisa "Binaca" y haber tomado lecciones del camaleón del bosque más cercano. Intentar hacer política conlleva colocarse peto y espaldar, grebas y casco, lanza y acero. Si entras desnudo en cualquier partido, los canes hambrientos de cargos y puestos, te devoran.

DESDE MI CALLE, que es la calle de todos.

jueves, 17 de octubre de 2013

DESDE MI CALLE


LA GRAN OPORTUNIDAD PARA COMENZAR DE NUEVO.

A veces pienso que somos una sociedad de fracasados que precisa levantarse con urgencia. Nada es definitivo y lo que cuenta es el valor para continuar. Es cuestión de esforzarse, de trabajar con una sociedad afin con sus palabras. De nada sirve hablar de los derechos humanos, si luego se menosprecia la vida. Para empezar, hemos perdido la memoria a pesar de reinvidicarla por todas las esquinas.

En ocasiones nos quedamos en las meras escenas como unos fríos televidentes. No sentimos la desesperación como propia, disfrazándola de palabras vacías, de actitudes encubiertas que no conducen a la rectificación. Lo peor de todo este desajuste es que muchas personas no viven, porque vivir es luchar por cambiar, por construir un mundo más habitable, por ser mejor y más humano. Es cierto que no podemos dejarnos llevar por el pesimismo, pero tampoco por el optimismo, ni por las ideologías, nada justifica este mal que nos inunda, es cuestión de abrir bien los ojos, sobre todo los interiores, y de interrogarnos sobre cada fracaso nuestro, si en verdad nos ha enseñado a caminar de otro modo.

Los que se desaniman ante un fracaso es porque no tienen alma y han renunciado a vivir. Somos seres en continuo aprendizaje. Tenemos que aprender a comenzar de nuevo en cada amanecer. No podemos permitir que a los niños no se les deje ser niños, que los jóvenes piensen que lo saben todo y se les robe la esperanza de futuro, que los adultos que todo lo sospechan no hagan nada por modificar comportamientos, y que a los ancianos se les recluya con la soledad como compañera. Todos estamos, pues, en cierta manera, dejándonos aplastar por los acontecimientos del presente. Tantas veces la desesperanza supera al horror, que ahí está la oleada de migrantes en busca de nuevos horizontes. No importa que haya que lanzarse al mar, o arrojarse a un habitat desconocido. Pesa más el deseo de proyectarse otra existencia, de forjarse un porvenir, de ver la manera de reaccionar ante tantas injusticias. Muchas veces habrá que comenzar de nuevo, otras será suficiente con rectificar para salir del hundimiento social. Lo que no cabe es la resignación en un mundo de mentiras. Tampoco podemos contemplar indiferentes el drama de tantos seres humanos. cada uno de nosotros, al fin y al cabo, estamos llamados a instaurar en este mundo nuestro la cultura de nuevos logros, como la del encuentro.

Por consiguiente, el momento actual que vivimos, nos insta a trabajar sin tantos triunfalismos ambiciosos, pero también sin tanto doblegarse a lo económico. La búsqueda del crecimiento económico a toda costa no es la solución. La falsedad de sociedades deshumanizadas, pero muy poderosas económicamente, han destruido hasta nuestro habitat natural. Si nuestros esfuerzos para lograr la recuperación humana, antes que económica, se rige por los valores predominantes del consumo excesivo, la explotación, la codicia y el poder, está visto que mejor no levantemos cabeza. Tenemos la gran oportunidad de avivar una ética gobernanza acorde con la realidad ciudadana, para dar una respuesta contundente a las diversas situaciones. Se precisas menos oradores y más personas de verbo, menos demagogos y más ciudadanos de servicio, menos retóricos y más pobladores de mundo.

En definitiva, se trata de aumentar la coherencia entre lo que se predica y lo que se hace, con un sentido de compromiso real, puesto que todos, unos en mayor medida y otros en menor, somos responsables (y sin excusas) de lo que nos sucede.

DESDE MI CALLE, que es la calle de todos.

viernes, 13 de septiembre de 2013

DESDE MI CALLE


AMISTADES PELIGROSAS

¿Dónde están los que han de servir a la política en vez de utilizarla en su provecho beneficiándose de las amistades peligrosas? Es imposible componer una lista completa, me dejaría a todos, pero hay duetos que son fáciles de reconocer fuera del ámbito local de cada uno: Franco y el monarca, González y Guerra; Aznar y Blair; Rajoy y Bárcenas. El objetico principal de este tipo de amistades es la obtención u maximización de beneficios en nombre propio. Qué mejor habitat para este tipo de comportamiento que la arena política, donde no escatiman esfuerzos para buscar nuevas formas judiciales, legislativas y ejecutivas que reduzcan riesgos de responsabilidad, a la vez que puedan aumentar sus ingresos, demostrando que poco les importa exprimir a la población para extraer recursos lucrativos. Da la sensación de que existen un manual al uso, un nomenclator que ayuda a encontrar esas amistades peligrosas, a los que quieren formar parte del elenco de defraudadores a la sociedad, en nombre de la política. Y eso, no es la política..como diría aquél.

No todas las capas sociales se han beneficiado en igual medida de la fase de auge económico, que ha precedido a la permanente crisis actual fruto del trabajo de algunas de esas amistades. Una simple mirada, eso sí, un poco más alejada de nuestro palmo de narices, nos transmite una información precisa de lo que éste enriquecimiento no nos ha aportado, a la vez que nos señala todo lo que hemos ido perdiendo. Se nos insiste informativa y machaconamentee en una idea de progreso. Un progreso que, hasta ahora, nos han vendido como solución a todos los males. Un progreso que la gran mayoría no ha llegado ni a entender de qué se trata, sin ser nada más que un comprimido que nos receta el, hasta ahora, actual estado de bienestar y que nos lo quieren quitar.

Hoy estamos inmersos en un sistema genuinamente neoliberal que corre hacia la ausencia de un seguro de desempleo en condiciones, ni pensiones públicas que garanticen a los trabajadores -eso que quien todavía lo tiene- mantengan un nivel de vida digno después del retiro. Quieren individualismo pero les asusta la creatividad del pensamiento individual; prefieren el individualismo uniformado que se ajusta a lo políticamente correcto; ese individualismo tontuno que no necesita pensar. Eso pretenden, que nos comportemos como el caprichoso que sólo se alimenta de ego. Ese es el individualismo que nos forjan, y desde lueego, el único que nos dejan disfrutar... y vaya si disfrutamos...

Para lograr todo ésto, esta pandilla de buitres económicos que se nutre de la podredumbre de este pais-bajo las órdenes de la globalización capitalista internacional- se ha ayudado del principio que postula que los miembros de la familia deben ayudarse mutuamente antes que otros miembros de la sociedad civil o, en última instancia, las instituciones públicas, intervengan en los asuntos personales. Su receta es una píldora de viagra para la sociedad. No es necesario repetir la cascada de ilegalidades que se han cometido en nombre de la democracia, amparados por la herencia del franquismo y de las amistades peligrosas. La debilidad de la izquierda es tan patente que no ofrece lugar a dudas a saber dónde no está. A las derechas les importa un carajo estas izquierdas, la saben manipular y encaprichar, ellos prefieren la especulación pura y dura de los mercados, obviando a la gente.

Es imprecindible que la gente más desfavorecida de la sociedad se forme la más clara concepción posible de lo que se propone realizar y del medio de llevarlo a cabo. Para eso hay que contar con todos, teniendo la seguridad de que contar con la fuerza que da esa unidad nos fortalece, al mismo tiempo que les debilita, aún contando ellos con esas amistades peligrosas. Han demostrado que tienen precio, vamos a aprovecharnos de ello. Como decía aque letra punki: "Si vis pacem, para bellum".

DESDE MI CALLE, que es la calle de todos.

miércoles, 11 de septiembre de 2013

DESDE MI CALLE


EL COLMO DE LA ESTUPIDEZ.

Leo un artículo sobre Carlo María Cipolla en el que éste historiador económico italiano expone a su modo de ver las cinco leyes fundamentales de la estupidez. Me ha llamado la atención la quinta a la que considero la peor de las cinco: EL COMPORTAMIENTO ESTUPIDO ES MAS PELIGROSO QUE EL MALVADO. El argumento dá qué pensar, pues se basa en que las personas estúpidas ocasionan pérdidas a otros congéneres sin obtener beneficio para ellas mismas. Por consiguiente, la sociedad entera se empobrece.

La razón es tan contundente como preocupante en su conclusión. Es duro de escribir, pero los estúpidos-ellos y ellas- lo son a tiempo completo, sin descanso, a diferencia del malvado, que funciona en su provecho con inteligencia; y descansa en su maldad porque sabe que da réditos si se dosifica adecuadamente. A los otros, les subestimamos y en su osadía estúpida nos pueden hacer un siete con la sonrisa en los labios.

Naturalmente que un estúpido no es consciente de su estupidez, lo cual incrementa su perfil desvastador. En palabras de Cipolla, lo hace sin malicia, sin remordimiento y sin cabeza. ESTUPIDAMENTE. Al menos, es una conducta reversible ya que se puede dejar de ser un estúpido; pero mientras tanto.....

No estamos hablando sólo de una actitud limitada a nuestros círculos más cercanos o familiares. No. Ahora prolifera la estupidez por doquier, desde el poder político al económico sin olvidarnos del financiero, claro, pues nadie está a salvo de reinvidicarse en la estupidez aún a costa de un perjuicio del total de la ciudadanía. Pero ¿quién es capaz hoy de diferenciar a un estúpido de un malvado? Porque la estupidez es de las actitudes que se confunden con las personas que la padecen porque puede compartarse así en cualquier momento y sin ser conscientes de ello. Quizás un signo es que el estúpido puede ejercer una presión insoportable sobre su entorno imponiendo lo irrelevante. Lo que no sabe o no quiere saber, carece de interés para él. Y encima se creen el centro del universo con una osadía preocupante para  todos, excepto para ellos. Y ¿qué decir de los buenos? Pues nos hemos quedado en otra conclusión preocupante, ya que visto lo visto con los muchos comportamientos estúpidamente concienzudos, los comportamientos bondadosos y solidarios consideramos no son de un colectivo peligroso. Por tanto, no hay que preocuparse ahora de la bondad, que siga en minoría. Es el colmo de la estupidez, pero ...

Incluso no son pocos los que confunden las buenas personas con las estúpidas, los comportamientos generosos con los pocos inteligentes. Por algo todo un científico como Albert Einstein le dedicó una máxima a la estupidez a modo de advertencia: "Hay dos cosas infinitas: el Universo y la estupidez humana. y del Universo no estoy seguro".

DESDE MI CALLE, que es la calle de todos.